Úlceras de piernas, ¿Cómo combatirlas?

Las úlceras de piernas y pies son lesiones generadas por pérdida de piel, tanto sea por una capa o por todas. Al ocasionarse esta pérdida, el proceso de cicatrización devela serias deficiencias ya que la zona no tiende a cicatrizar correctamente y comienza a presentar inflamación, infección y dolor.

En la mayoría de los casos, este tipo de úlceras se presenta por una mala circulación de la sangre que es provocada por alguna lesión, golpe, quemadura, por tener diabetes, alguna infección, o alguna enfermedad de la piel o vascular. Y también en muchos casos, estas úlceras se vuelven crónicas.

Antes de adentrarnos en un método para combatir estas úlceras de piernas, os informo que las mismas pueden ser úlceras arteriales o venosas, predominando estas últimas. Mencionado esto, pasemos a ver un tratamiento para las mismas, el cual se basa en la utilización de ozono médico.


El principio general es implementar un tratamiento tanto para la úlcera como para la enfermedad de base. Por ejemplo, en el caso de una persona diabética se hará un tratamiento de forma general por la diabetes en sí y otro tratamiento localizado por la úlcera.

En ambos tratamientos, la ozonoterapia aporta beneficios al paciente. Incluso cuando son enfermedades vasculares, estos beneficios y mejoras son prácticamente indiscutidos, demostrando una pronta cicatrización y curación.

Cuando se aplica el ozono médico a la úlcera en cuestión, éste desencadena una serie de efectos muy positivos. Por un lado, el ozono es un excelente germicida, y eliminará a las bacterias que se encuentren en la úlcera. También incrementará el riego sanguíneo gracias a su poder frente a los glóbulos rojos, los cuales verán aumentada su capacidad de transporte de oxigeno.

Así mismo, con los tratamientos de ozonoterapia en las úlceras se estimularán los tejidos de granulación. Es decir, la correcta cicatrización de la úlcera.

En cuanto a la forma de administrar el ozono, teniendo en cuenta lo que dijimos previamente, tenemos diversas formas según sea para el tratamiento generalizado (enfermedad de base) o para el localizado (para la úlcera).

Para el tratamiento generalizado, el ozono se puede administrar por medio de suero ozonizado por vía endovenosa o insuflación anal, entre algunas opciones más en función de la enfermedad de base que la persona padezca.

Para el tratamiento localizado en la úlcera de piernas, se puede aplicar ozono por insuflación con bota periférica, asegurando que la bota cierre correctamente para que aísle a la úlcera. También se puede aplicar por infiltración subcutánea en los tejidos cercanos a la lesión, crema ozonizada.

Foto: Iespana