Para comenzar a adentrarnos en este tema, debemos tener claras algunas ideas. Seguro que las personas que padecen hernia de disco lo saben, pero es bueno que refresquen algunos conceptos. Y para aquellas personas que no conocen las hernias de disco, es bueno que incorporen nuevos conocimientos. Por ello, comencemos a informarnos.

Tratamientos de ozono para las hernias de disco

Tratamientos de ozono para las hernias de disco

La hernia de disco es una enfermedad que se produce en el disco intervertebral, el cual actúa como un cojín amortiguador entre dos vertebras. Éste está compuesto de un núcleo pulposo y un anillo fibroso, que consta de 20 laminillas de fibras colágenas que cubren al núcleo pulposo (ver grafico).

La enfermedad se origina cuando parte del disco invertebral, más precisamente el núcleo pulposo, traspasa el anillo fibroso y se desplaza a la raíz nerviosa, presionándola. Y producto de esta presión que se ejerce se producen lesiones neurológicas.


Los tratamientos cuando comienzan los síntomas de esta enfermedad comienzan siendo los convencionales; reposo, analgésico, antiinflamatorios, etc. Pero cuando la situación no mejora, y se confirma la hernia de disco, tanto por resonancia magnética o TAC, se empiezan otros tratamientos, donde el quirúrgico era el elegido.

Digo que era el elegido, ya que hace unos años tenemos la posibilidad de elegir otro tratamiento, el cual se basa en la aplicación de ozono. Este tratamiento, al igual que el quirúrgico, es muy efectivo, pero tiene la ventaja de que es un tratamiento ambulatorio que se realiza bajo sedación, sin contraindicaciones ni efectos secundarios, salvo muy pocas excepciones; favismo e hipertiroidismo con nódulos activos.

Pues bien, ¿Cómo se aplica el ozono para tratar las hernias de disco? Simple. Se realiza mediante inyecciones de oxigeno ozono en la zona del disco herniado y en la musculatura para vertebral.

¿Cómo actúa el ozono aplicado en dichas zonas? El ozono inyectado en el disco conduce a una aceleración de la degradación de los polisacáridos en el núcleo pulposo, disminuyendo así el volumen del material herniado. Por otro lado, el ozono inyectado en la musculatura vertebral incentiva la producción de enzimas antioxidantes, neutralizando los productos tóxicos que se liberan por la ruptura del núcleo pulposo, que son a su vez los que han sido responsables  de la inflamación del nervio.

Adicionalmente, el ozono aplicado produce una acción analgésica que hace bajar la contractura muscular de defensa, la cual instintivamente se activa para proteger la zona donde se produjo la hernia discal.

Para ir concluyendo, os dejo el protocolo E.U.N.I, European Neurosurgical Institute, para la administración y tratamiento con ozono en las hernias de disco, el cual consta de tres etapas.

  1. Infiltraciones paravertebrales: Inyecciones en la musculatura paravertebral, 2 sesiones. Se practica en la consulta de la Unidad de Ozonoterapia. No requiere anestesia.
  2. Inyección de ozono dentro del disco intervertebral (discolisis percutánea). Se realiza en quirófano bajo sedación y anestesia local, mediante control radiológico. No precisa ingreso hospitalario.
  3. Infiltraciones paravertebrales: Inyecciones paravertebrales, de 2 a 4 sesiones, en consulta.

A quienes padecen hernia de disco, les aconsejo consultar sobre este tratamiento que, como han visto, presenta ciertas ventajas y es efectivo. En algunos casos no está indicado el tratamiento con ozono (comprensión de cola de caballo y ciáticas paralizantes), por ello siempre consultar.