Molécula de oxígeno

Molécula de oxígeno

El oxígeno es el elemento vital más requerido para la vida humana y es la llave para la buena salud. Podemos sobrevivir sin agua por una semana y sin comida por un mes, pero solo podemos vivir unos pocos minutos sin oxígeno. El oxígeno es el elemento dador y sostenedor de la vida. Todas las actividades corporales requieren de oxígeno. A través de la oxigenación, el cuerpo genera calor y energía de combustible, y elimina desechos y microbios.

Nuestro cuerpo está compuesto por dos tercios de agua. Puesto que el agua en nuestro cuerpo es en sí misma 8/9 de oxígeno por peso, nosotros estamos compuestos casi por 60% de oxígeno.

La mejor manera de optimizar la salud es oxigenar cada célula de nuestro cuerpo. Cuanto más oxígeno tengamos en nuestro sistema, mayor energía producimos, y más eficientemente podremos eliminar desechos. La buena salud es dependiente de la producción, mantenimiento y flujo de energía, el cual es producido por la oxidación del azúcar. La oxidación es central para el metabolismo, circulación, respiración, digestión, asimilación y eliminación. El oxígeno purifica la sangre, manteniéndola libre de acumulación de desechos celulares. Suficiente oxígeno permite al cuerpo reconstruirse a sí mismo y mantener el sistema inmune. Los requerimientos básicos para cada célula son el azúcar, los aminoácidos, minerales, hormonas, enzimas y oxígeno.


La causa de la enfermedad

Dr. Otto Warburg, ganador dos veces del Premio Nobel de Medicina

Dr. Otto Warburg, ganador dos veces del Premio Nobel de Medicina

La conexión entre oxígeno insuficiente y enfermedad se ha establecido firmemente. La insuficiencia de oxígeno puede resultar en cualquier cosa, desde una fatiga leve hasta una enfermedad que atente contra la vida.

El Dr. Otto Warburg fue galardonado con el premio Nobel de Medicina en 1931 y de vuelta en 1944, es la única persona que ha ganado dos premios Nobel en Medicina. El dijo, “El Cáncer tiene solo una causa principal. La causa principal del cáncer es el reemplazo de una respiración normal de oxígeno de las células del cuerpo por una respiración celular anaeróbica (menos oxígeno)”.

Una vez que el nivel de oxígeno disponible de una célula está por debajo del 40% de lo normal, la célula es forzada a cambiar a un método inferior de producción de energía – la fermentación. Produce ATP que es inferior en cantidad y calidad, y sus desperdicios son ácido láctico y monóxido de carbono. La acidez circundante puede ser el detonante para que las células-T liberen enzimas de factor de crecimiento. Estimulada por EGF, la célula anaeróbica comienza a multiplicarse rápidamente, una condición que podemos denominar cáncer. Si un parásito se involucra en la zona, la acidez es mayor y el cáncer crece aún más rápido.

El Dr. Wargburg señaló que cualquier sustancia que prive a una célula de oxígeno es cancerígena, si la célula no fuera destruida por completo. Afirmó en 1966 que era útil investigar agentes cancerígenos, porque el resultado final de cada uno era el mismo, privar a la célula de oxígeno. Además afirmó que la búsqueda incesante de nuevos agentes cancerígenos era contraproducente porque oscurecía la causa principal, la falta de oxígeno, y por consiguiente impedía el tratamiento apropiado.

Fuente:
La historia del ozono, por Dr. Saul Pressman, DCh, LTOH.
http://www.o3center.org/Articles/TheStoryofOzone.html