Los efectos del agotamiento del ozono estratosférico en la salud

Los efectos del agotamiento del ozono estratosférico en la salud

La capa de ozono es la zona de la estratosfera terrestre que contiene ozono en importantes concentraciones. Esta capa se extiende de 15 a 50 kilómetros de altitud, y es quien tiene la mayor proporción de ozono, reuniendo el 90% de él.

Esta capa de ozono es muy importante porque absorbe casi la totalidad de la radiación ultravioleta de alta frecuencia. Para que se puedan representar esta función, os sugiero que se imaginen a la capa de ozono como un escudo, el cual protege a la tierra e impide que las radiaciones ultravioletas pasen a ella. Solo permite el paso de la radiación ultravioleta de onda larga, que es la que posibilita, por ejemplo, el proceso de fotosíntesis.

Remarcando lo antedicho, de no existir esta capa, la luz ultravioleta tendría libre paso y la vida humana no sería posible. Así que imagínense su importancia.


Sin adentrarnos esta vez en que en la troposfera el ozono es un contaminante que trae algunos inconvenientes (smog fotoquimico, lluvia acida, etc.), ahondaremos en los perjuicios para la salud que ocasiona el hecho de que la capa de ozono (ubicada en la estratosfera) se esté destruyendo.

Incluso la OMS, Organización Mundial de la Salud, tiene una Secretaria de Ozono que contiene un apartado con una vasta información sobre el índice UV, el cual se relaciona directamente con el ozono.

La misma organización manifiesta que desde varios años que la emisión de clorofluorocarbono y otros contaminantes atmosféricos agotan el ozono estratosférico, haciendo que la exposición humana a la radiación ultravioleta se incremente, dando lugar a problemas de salud en dichas personas.

Los principales efectos del agotamiento del ozono estratosférico en la salud, son la generación de cáncer de piel y cataratas.

Para que los problemas de salud no avancen ni se incrementen por este hecho, es que debemos de valorar y respetar el Protocolo de Montreal, el cual entro en vigor el 1 de Enero de 1989. Este Protocolo tiene como objetivo la reducción de la emisión de contaminantes que afectan a la capa de ozono. No obstante esto, la radiación ultravioleta continúa siendo un factor muy peligroso para la salud humana.

Así mismo, podemos destacar que la OMS y diversas organizaciones han elaborado un índice UV que, por intermedio del proyecto Intersun, lo utilizan para informar y educar a todos acerca de la protección solar.

Realmente una información para tener en cuenta y considerar. En próximos post ampliaremos sobre las enfermedades que ocasiona el agotamiento del ozono estratosférico.