Un proceso para eliminar residuos y toxinas, purificando y regenerando el cuerpo

Un proceso para eliminar residuos y toxinas, purificando y regenerando el cuerpo

Una respuesta de curación tiene lugar cuando el cuerpo está en el proceso de eliminar toxinas. Las reacciones pueden ser suaves o severas. Uno debería esperar esto y trabajar en función de ello. El deseo inherente del cuerpo es la salud perfecta y tenemos la habilidad de ganar nuestro camino de regreso a ese estado. Para hacerlo, el cuerpo debe atravesar un proceso de eliminación llamado la crisis de curación.

La respuesta de curación resulta cuando todos los sistemas del cuerpo trabajan en concierto para eliminar residuos y preparan el escenario para la regeneración. Los viejos tejidos son reemplazados por nuevos, y las toxinas almacenadas son eliminadas. Un proceso de purificación y limpieza está en marcha y los desechos almacenados son más fácilmente removidos. Algunas veces hay un dolor de mayor intensidad del que da el menor nivel de un problema crónico, pero generalmente es de corta duración.

Normalmente la respuesta producirá condiciones pasadas en orden inverso al problema original. Con frecuencia la gente se olvida de las enfermedades o heridas que tuvieron en el pasado, pero son generalmente recordadas durante la crisis de curación.  Las reacciones pueden incluir erupciones de la piel, nauseas, dolores de cabeza, somnolencia, fatiga, diarrea, un resfriado, infecciones de oído, forúnculos, o cualquier otra manera que utilice el cuerpo para eliminar toxinas. Normalmente la crisis dura tres días, pero si la energía del paciente está baja, puede durar una semana o más.


El cuerpo necesita jugos, y especialmente agua, preferentemente ozonizada, para ayudar a llevarse las toxinas. El carbón también es útil, administrado oralmente. Este es un momento para un descanso físico y mental.

Un solo episodio no siempre es suficiente para una cura completa. La persona en estado crónico, que en la vida ha atravesado muchos procesos de enfermedad, debe atravesar este proceso una vez más. A menudo la crisis vendrá luego de que uno se sienta en su mejor momento, preparando el escenario para la acción. La mayoría de las personas siente un estímulo energético los primeros días. Luego las toxinas son descargadas en el torrente sanguíneo para ser eliminadas a través del hígado, riñones, bazo, piel, vejiga y colon. Escucha a tu cuerpo y ve tan lento como el cuerpo lo necesite para que la limpieza sea gradual y cómoda.

Con una condición más seria puede haber varias pequeñas crisis que atravesar antes de que la final sea posible. Todo debe ser considerado y se le debe dar el lugar que corresponde en el desarrollo de una crisis de curación. Uno debería esperar y trabajar en función de ello. Luego el objetivo de la salud óptima puede ser alcanzado.

Fuente: La historia del ozono, por Dr. Saul Pressman, DCh, LTOH.
http://www.o3center.org/Articles/TheStoryofOzone.html