La ozonoterapia en las infecciones vaginales

Ya hemos ahondado sobre los beneficios que presenta la ozonoterapia en muchas patologías, en la medicina deportiva, en la estética, en los animales, en el agua, etc. En esta oportunidad hablaremos del tratamiento de ozono como bactericida, viricida y fungicida, usado específicamente en las infecciones vaginales.

Este tipo de infección suele afectar a mujeres de todas la edades, sean o no activas sexualmente. Según las estadísticas, todas las mujeres han tenido una infección vaginal aunque sea una vez en su vida.

El término médico para denominar este tipo de infecciones es vaginitis. Las causas más comunes de las vaginitis son las infecciones por hongos, la vaginosis bacteriana, y la tricomoniasis. Aunque también se pueden producir secreciones vaginales si la infección es en el cuello uterino con gonorrea o Chlamydia, como así también existen otras causas, aunque mucho menos comunes.


Lo cierto es que cada tipo de vaginitis es causado por un tipo diferente de germen u organismo y, por consiguiente, debe tratarse de manera diferente.

En cuanto a la ozonoterapia para tratar este tipo de infecciones, como dijimos, muchas de las propiedades del ozono se centran en su poder bactericida, viricida y fungicida, que derivan de su potencial como agente  oxidante, pero que a su vez, el hecho de ser un gas le permite infiltrase en todos los repliegues de la mucosa vaginal consiguiendo la total erradicación de los gérmenes, de manera que es capaz de acabar con cualquier infección

Generalmente, la utilización de la ozonoterapia para estas patologías se utiliza en infecciones reiteradas, o para complementar otras terapias con el objetivo de calmar y acelerar la curación.

En otros casos, cuando el ginecólogo no consigue eliminar la infección con tratamientos habituales, u otros tipos de curas, puede derivar al paciente a un ozonoterapeuta.

De esta manera, la ozonoterapia funciona como una nueva alternativa de tratamiento, que a su vez puede ser complementaria a otra más tradicional. Por ejemplo, como complemento de antifúngicos locales u orales, que muchas veces no dan buenos resultados por si solos.

En cuando al tratamiento, el mismo consiste en la insuflación intravaginal de una mezcla de ozono/oxigeno, que se lleva a cabo de forma ambulatorio, no produciendo absolutamente ningún dolor.

El mismo se llevará a cabo en un total de 5 a 7 sesiones, permitiendo la total eliminación de los gérmenes responsables de las infecciones reiteradas.