La ozonoterapia en la medicina antienvejecimiento

“Si ayer te has mirado al espejo y con 40 años te has visto como uno de 60, no preocupáis, tenemos la solución para ti” ¿Al mejor estilo de una campaña publicitaria no es cierto? Estas palabras podrían ser parte de cualquier publicidad sobre una crema antiarrugas, algún programa de rejuvenecimiento, o de cualquiera de esos productos que telefónicamente se venden por televisión, pero en cambio no es así. Se trata de una pequeña forma de entrar en el tema que queremos abordar hoy: La medicina Antiaging y la ozonoterapia.

Comenzaremos por conocer de qué se trata la medicina Antiaging, aunque con el adelanto del primer párrafo ya podrán tener una idea.

La Medicina Antiaging (o anti envejecimiento) es una rama de la medicina que aborda la atención del ser humano adulto y que se orienta a la detección temprana de problemas de salud relacionados con la edad.


En la medida que los años van pasando, como imaginarán, nuestro cuerpo va cambiando, modificando las funciones de cada una de las celular que lo componen, lo que afecta directamente a los órganos, aunque de manera particular en cada persona. Esto se debe a que hay factores que entran en juego, como lo son: factores genéticos y ambientales, calidad y estilo de vida, tabaco, el alcohol, el ejercicio, el descanso, la dieta, el estrés, etc.

Lo cierto es que la medicina antienvejecimiento consta de tratatamientos para atacar los problemas actuales del paciente, como así también la prevención de futuros inconvenientes, logrando un mejor estado general, mejorando y optimizando la calidad de vida, lo que podría aumentar los años de vida de las personas.

Esto se logra mejorando las funciones vitales del organismo, como la actividad mental, la concentración, la memoria, el aspecto de la piel, reforzando el sistema inmunológico, disminuyendo el contenido de grasa y mejorando la actividad sexual, por supuesto, según cada uno de los casos.

Eso se consigue realizando estudios bien exhaustivos de sangre y orina, marcadores de proteínas, niveles hormonales, hígado, riñones, intestinos, olfato, visión, memoria, etc., y a partir de los resultados, elaborando tratamientos que, entre otras cosas, tienen como objetivo corregir los posibles desequilibrios, proponiendo un plan de salud que evite el envejecimiento prematuro y las enfermedades asociadas con el mismo.

¿Dónde entra en juego la ozonoterapia?

Además de todos los usos y ventajas que tiene la ozonoterapia, esta también funciona como parte de un tratamiento Antiaging, ya que disminuye la producción de radicales libres  que son los principales causantes del  envejecimiento, porque mejora la circulación y las propiedades de la sangre y estimula el sistema inmunológico, entre otras cosas.

Pero además, la ozonoterapia en la medicina antienvejecimiento tiene la ventaja de ser sencilla, de tratamiento ambulatorio y sin efectos  tóxicos ni adversos.