El Instituto Nacional de Cáncer aprobó los descubrimientos del Dr. Wargburg en 1952.

Contra el cancer, el oxígeno y ozonoterapia

Contra el cancer, el oxígeno y ozonoterapia

Esta investigación fue continuada por el Dr. Harry Goldbatt, quien publicó sus descubrimientos en la Revista de Medicina Experimental en 1953. Su investigación confirmó que la falta de oxígeno juega el papel principal en causar que las células se vuelvan cancerosas.

El Dr. Albert Wahl dijo, “La enfermedad se debe a una deficiencia en el proceso de oxidación del cuerpo, provocando la acumulación de toxinas. Estas toxinas son quemadas generalmente en la oxidación normal”.

El Dr. Wendell Hendrick de la Fundación de Investigación Hendrick escribió: “el cáncer es una condición interna del cuerpo donde la oxidación se reduce tanto que las células del cuerpo se han degenerado fuera de control. El cuerpo está tan sobrecargado de toxinas que se establece una masa tumoral para abrigar estos tóxicos y eliminarlos de la actividad dentro del cuerpo“. El Dr. Hendrick también señaló, “La verdadera causa de la alergia es un proceso de oxidación disminuida en el cuerpo, ocasionando que se vuelva sensible a la entrada de sustancias. Solo cuando el mecanismo de oxidación es restaurado a un estado superior de eficiencia la sensibilidad puede ser eliminada.


El Dr. Stephen Levine estableció, “Cuando el cuerpo tiene oxígeno suficiente, es capaz de eliminar apropiadamente desechos tóxicos del sistema. La inmunidad natural es mayor cuando el sistema no está sobrecargado con acumulación pesada de toxinas.”

En la edición del 22 de agosto de 1980 de la revista científica CIENCIA, vol. 209, hubo un informe escrito por Dr. F. Sweet, et al, titulado: “El ozono inhibe selectivamente el crecimiento de las células humanas cancerígenas.”. Destacó que, en parte, “El crecimiento de las células humanas cancerígenas del cáncer de pulmón, mama y útero era inhibido selectivamente de una forma dosis-dependiente con ozono de 0.3 a 0.8 partes por millón en el aire ambiente durante 8 días de cultura. Los fibroblastos pulmonares diploides humanos no sirvieron para controlar las células cancerígenas. La presencia de ozono de 0.3 a 0.5 partes por millón inhibió el crecimiento de las células cancerígenas en un 40 y 60% respectivamente. Las células pulmonares no cancerígenas no se vieron afectadas a estos niveles. La exposición de ozono a 0.8 partes por millón inhibieron el crecimiento de las células cancerígenas más del 90% y controló el crecimiento celular por debajo del 50%. Evidentemente los mecanismos de defensa contra el daño de ozono son perjudicados en las células humanas cancerígenas.”

La evidencia de esta investigación médica es concluyente. El oxígeno juega el papel principal en la salud y el bienestar. Es importante notar que el miedo, la preocupación y la depresión interfieren en la libre respiración reduciendo así la absorción de oxígeno. Luego la enfermedad se puede plasmar.

Fuente: La historia del ozono, por Dr. Saul Pressman, DCh, LTOH.
http://www.o3center.org/Articles/TheStoryofOzone.html