En la naturaleza hay un ciclo del oxígeno de la misma manera que existe un ciclo del agua. El oxígeno es lanzado a la atmósfera a través de las plantas que hacen la fotosíntesis y el plancton en el mar. El oxígeno es más ligero que el aire y flota en la parte superior de la atmósfera. A una altura de entre veinte y treinta kilómetros, la radiación ultravioleta, con una longitud de onda de entre 185-200 nanómetros rebota contra oxígeno y lo devuelve convertido en ozono.

El ozono creado permanece mientras que una capa una capa delgada en la atmósfera bloquea la entrada de las temidas radiaciones ultravioletas del Sol, una pequeña parte es absorbida y esa es precisamente la que nos permite mantener un tono bronceado saludable..

Agujero de ozono

Agujero de ozono

La producción del ozono en la atmósfera superior es dependiente de la cantidad de energía que viene del sol. Durante picos de actividad solar, el ozono se crea en una mayor cantidad. Durante calmas en el ciclo de la mancha solar, la capa de ozono es más fina. El nivel más bajo medido siempre era en 1962. En la noche, en el lado oscuro del planeta, la capa de ozono desaparece, durante algunas horas. La capa de ozono vuelve a formarse mientras llega el sol de la mañana. No hay ozono sobre los polos en el invierno porque no hay luz del sol.

Los clorofluorocarbonos son los gases compuestos más pesados e inertes posibles y son totalmente inofensivos — pregunte a cualquier experto en refrigerantes –. El ozono se produce constantemente en la atmósfera superior mientras el sol está brillando, y puesto que el ozono es más pesado que el aire, comienza a caer hacia la tierra. Mientras que baja, se combina con cualquier agente contaminador que haya en el aire y lo limpia. Digamos que el ozono es un sistema de auto-limpieza para la naturaleza.

Si el ozono entra en contacto con el vapor de agua mientras que cae, forma el peróxido de hidrógeno, un componente del agua de lluvia, y esa es la razón por la que el agua de lluvia hace que las plantas crezcan mejor que con un sistema de irrigación. El ozono también es creado por el relámpago, y la cantidad producida en una tormenta media es a menudo triple del límite permisible de .015 PPM como fija por los E.E.U.U. EPA. Este ozono es el que deja ese olor fresco que a algunos les gusta tanto después de la lluvia, y lo curioso es que respirar este aire es beneficioso para la salud. El ozono también es creado por las cascadas y la resaca de las olas cuando se estrellan contra la costa, ¿podemos explicarnos ahora la sensación de calma y energías renovadas que tenemos en estas situaciones?

Otra de las formas en que se produce ozono tiene que ver con cómo los fotones del sol rompen el óxido nitroso, un agente contaminador formado por la combustión de hidrocarburos en el motor de combustión interna de algunas máquinas. Este ozono puede acumularse en la niebla con humo debido a las inversiones de temperatura y es un irritante para los pulmones y los ojos.

En definitiva, estas son las formas de ozono creadas por procesos naturales en la atmósfera.

Imagen: Agujero de ozono del 24 de septiembre de 2006, imagen obtenida por la NASA y disponible en Wikimedia Commons.