Dosis y frecuencia para administrar ozono médico

Dosis y frecuencia para administrar ozono médico

A propósito de la administración de ozono médico, existe una amplia diferencia de opinión entre los médicos con respecto a la concentración, dosis y frecuencia:

El Dr. Carpendale dijo que una concentración media es necesaria para poner en marcha inicialmente el sistema inmunológico, seguido de concentraciones más bajas. Cree que altas concentraciones continuas puede ser inmunorepresivo, basado en su experiencia con cuentas de célula T-4.

El Dr. Turska recomendó inyecciones de baja concentración, inicialmente 3 veces por semana, luego 2 veces por semana, luego semanalmente el tiempo que sea necesario.

El Dr. Beyrle recomienda inyecciones cada 4 días de mediana concentración.

El Dr. Wang suministra inyecciones diarias de mediana concentración e inyección directa en los tumores de mama.

El Dr. Freibott recomienda concentraciones muy altas en pequeñas dosis, con énfasis en saturar la sangre, usando insuflación rectal.

El Dr. Sartori informa buenos resultados en pacientes con SIDA, con altas concentraciones y dosis muy altas, cada hora durante 12 horas por día, durante 21 días.


El clásico “El Uso del Ozono en Medicina” del Dr. Rilling da muchas recomendaciones en dosis y concentración.

Lo importante para recordar es que todos los médicos informan buenos resultados, independientemente de la concentración o volumen utilizado. El ozono no es una droga, y no debería ser tratado como tal.

La Vitamina C y el ozono

La Vitamina C y el ozono

No hay evidencia de que un tratamiento de tiempo prolongado sobre una base diaria tenga algún efecto secundario. Los médicos que lo han usado por décadas solo tienen resultados positivos para informar. El ozono no es tóxico y provee la terapia médica más segura jamás inventada. No hay evidencia de daños por radicales libres. Al contrario, se ha demostrado que el ozono estimula la producción de superóxido dismutasa, catalasa y glutatión peroxidasa, y reductasa, que son las enzimas que protegen la célula de los daños por radicales libres, por lo que el ozono en realidad previene el daño por radicales libres.

Se sabe que la Vitamina C es antagónica al ozono, aunque las investigaciones han demostrado que el ozono no acaba con la Vitamina C en el cuerpo. Las personas que toman megadosis de Vitamina C primero deberían hacer el tratamiento de ozono, esperar una hora, y luego tomar la Vitamina C.

Si el método de aplicación elegido es la inyección directa, el ritmo de la inyección debería ser lento, alrededor de 5 cc por minuto. No hay riesgo de embolia, ya que solo el nitrógeno forma una burbuja de gas peligrosa. Si aparece tos debido a demasiado ozono inyectado muy rápido, la reacción puede ser detenida tomando uno o dos vasos de jugo de naranja. Esto detendrá rápidamente la desgasificación de ozono en los pulmones por la acción de la Vitamina C. El paciente estará más cómodo y mantendrá una actitud positiva frente a la terapia.

Fuente: La historia del ozono, por Dr. Saul Pressman, DCh, LTOH.
http://www.o3center.org/Articles/TheStoryofOzone.html