Cómo diferenciar una gripe de una alergia

Con la llegada de la primavera suele ser más común la aparición de alergias. Aquellos que las padecen, de manera casi automática comienzan a tener los síntomas en los primeros días del comienzo de esta estación. Sin embargo, en muchos casos estos síntomas suelen ser muy parecidos a los que presenta una gripe. A partir de ello, es importante que podamos diferenciar unos de otros y conocer más a fondo cada una de estas patologías.

La necesidad de saber distinguir entre  gripes y alergias se basa sencillamente en que al saber con exactitud de que se trata, el tratamiento o los recaudos que tomemos serán seguramente más efectivos.

Es necesario saber que las gripes son causadas por cientos de virus diferentes y son contagiosas, mientras que las alergias son respuestas inmunológicas a sustancias en el ambiente llamadas alérgenos.


Para comenzar debemos tener en presente que la gripe suele hacerse más presente en las estaciones más frías del año como lo son el invierno y el otoño. La gripe se contrae luego de estar expuestos al virus, y los síntomas se desarrollan más fuertemente de uno a tres días después.

En cambio, en el caso de las alergias, estas aparecen inmediatamente luego de quedar expuestos a alérgeno que las causa. Dentro del grupo de las alergias podemos encontrar aquellas estacionales, que son las que aparecerán siempre en la misma época del año.

Como decíamos previamente, ya sea la gripe como la alergia son causantes de síntomas como la congestión, secreción y estornudo, sin embargo, algunas de las diferencias entre unas y otras son que la secreciones de la gripe suelen ser un poco espesas y de color verde o amarillento, que además vienen junto al cansancio, debilidad, dolor muscular, y en algunos casos infección y fiebre. En cambio, las secreciones de la alergia son ligeras, transparentes y constantes, acompañadas de picazón en la garganta, los oídos y la nariz.

Por otra parte, la duración de los síntomas de la gripe suelen tener una duración de entre 5 y 7 días, mientras que en el caso de la alergia la duración puede ser del tiempo en el que estemos en contacto con el alérgeno y hasta continuar un tiempo después de que desaparezca.

Una vez detectado si se trata de una gripe o una alergia es necesario realizar el tratamiento adecuado, ya que este nos permitirá mayores complicaciones. En el caso de la gripe, enfermedades como la bronquitis, infecciones de garanta amígdalas u oído. En las alergias, asma, sinusitis o rinitis.