¿Qué es la cistitis?

La cistitis es una infección de orina que se produce por la existencia (o invasión) de microorganismos en el tracto urinario, los cuales provocan continuas ganas de ir al baño y un picazón muy molesto que llega a generar dolores.

La infección urinaria puede darse por dos formas. La más usual es por el extremo inferior de las vías urinarias, la abertura en la punta de pene o de la uretra, aunque también puede provocarse por intermedio del flujo sanguíneo. En este último caso, la infección afecta directamente a los riñones.

La principal bacteria que causa esta infección urinaria es la Escherichia coli. De todos modos, esta patología puede producirse por otras bacterias, como virus, hongos o parásitos. Vale mencionar que la infección de orina comprende distintas enfermedades infecciosas que afectan a cualquier parte del sistema urinario: riñón, uréteres, vejiga urinaria o uretra.

Causas de la Cistitis

En hombres, la causa principal es una infección bacteriana persistente en la próstata. En mujeres, suele darse con frecuencia la existencia de esta infección luego de tener relaciones sexuales ya que durante el acto sexual la uretra sufre contusiones.

Quienes pueden padecer Cistitis

Son más propensas las personas que presentan obstrucción del flujo de orina, como piedras en el riñón, quienes se someten a exámenes mediante tubos o catéteres o quienes necesitan sondas (estos instrumentos pueden desencadenar más fácilmente la infección). También las personas mayores, los que padecen una disminución del sistema nervioso, y quienes tengan cualquier desorden que genere una supresión en el sistema inmune ya que éste incrementa el riesgo de la infección urinaria por ser el encargado de mantener y controlar los microorganismos patógenos que desencadenan las infecciones. Además, los bebés con deformación del tracto urinario también pueden presentar esta infección. En este caso, se recurre a una cirugía.

Síntomas de la Cistitis

Amén de los que mencionamos en el primer párrafo; constantes ganas de orinar y picazón en la uretra al orina; la cistitis se caracteriza por:

  • Enrojecimiento de la vulva y picor vaginal (en las mujeres).
  • Dolor al orinar y en las relaciones sexuales.
  • La orina es de color turbio e incluso espesa.
  • Puede presentarse sangre en la orina.
  • Fiebre y escalofríos. La fiebre puede ser señal de que la infección llegó a los riñones.
  • Dolor en el costado o espalda, lo que también es indicador de que la infección alcanzó los riñones.
  • Vómitos o nauseas.
  • A veces las mujeres sienten una ligera presión por encima del hueso púbico y los hombres sienten una dilatación del recto.

Síntomas en niños. Aquí hacemos mención aparte ya que los niños, al no saber o poder manifestar lo que les pasa, pueden dejar pasar esta infección. Por ello, si la cistitis se hace presente en los pequeños, éstos pueden manifestar los siguientes síntomas:

  • Estar más irritable de lo normal.
  • No comer como lo hacen normalmente.
  • Tener fiebre sin motivo aparente.
  • Y, por supuesto, las ganas constantes de ir al baño.

Respecto a los tratamientos para la cistitis, desde Ozonoterapia vamos a reparar en los beneficios del ozono para combatir esta infección urinaria. El ozono es un gas que contiene un alto poder oxidante, es germicida y ayuda al organismo a combatir todas las bacterias y microorganismos patógenos. En consecuencia, también combate a los microorganismos que desencadenan la cistitis.

Es más, se puede prevenir ésta y otras patologías ingiriendo agua ozonizada y purificando el aire con ozono. Si no, para tratar a la infección y otras enfermedades cuando éstas ya se hicieron presentes en la persona, existen distintas formas de aplicar ozono que deberán estar indicados por el médico. Pero sin duda alguna, la ozonoterapia es una excelente alternativa para contrarrestar los efectos y síntomas de las enfermedades.